Para poder tener tienes que dar

Para poder tener tienes que dar

Todo lo que logramos, lo logramos a través de la vida

Si eres de los que se centran más en la muerte o en si hay algo después de ésta, te diré que con la muerte no se logra nada, porque la muerte en sí no es nada.

Todo se logra con la vida, y la vida forma parte del ámbito de la mente y se encuentra en la mente.

Tú eres vida, no estás separado de ella. No hay nada ahí fuera que se llame vida y que esté fuera de ti. Tú eres la vida y por eso si quieres una transformación en lo que llamas “mi vida”, es necesario que te transformes tú primero.

Reflexiona esto: Crees que eres un cuerpo, sin embargo, la mente puede curar al cuerpo, pero el cuerpo no puede curar a la mente. La mente, entonces, es más fuerte que el cuerpo. Sólo la mente es real porque es lo único que podemos compartir.

Tenemos que comenzar a ver el cuerpo como un medio de comunicación, y la comunicación es compartir.

Si quieres tener amor, comunica amor, da amor. Si lo que quieres es alegría, comunica alegría, da alegría.

“Para poder tener, da a todos” -UCDM-

Esto es lo más importante que tenemos que tener en cuenta para comprender la vida y lo que somos.

Si realmente queremos tener una transformación, un cambio importante de percepción, debemos empezar con esta premisa: Para poder tener, para poder lograr, da a todos.

El dar no sólo es una premisa, también es una ley natural, espiritual, universal…llámala como quieras. No tenemos porque sólo pedimos sin ser conscientes de que aquello que damos es lo que recibimos. La ley del dar y el recibir está funcionando a cada instante, te guste o no, seas consciente de esta ley o no, está funcionando continuamente.

Si no damos tampoco recibimos. Y no me refiero a dar algo material, puede ser un halago, una sonrisa, un abrazo, compartir un conocimiento, agradecer, ayudar a otra persona a lograr lo que tú quieres lograr…

El ego es tan egoísta que sólo piensa en obtener para sí mismo, sin darse cuenta de que de es manera se lo quita, se lo priva, y que todo “lograr” se convierte en un esfuerzo que conlleva desgaste de energía.

Cuando somos capaces de escuchar nuestra voz interior, nos damos cuenta de que todo es un regalo, que el poder dar y recibir son uno y que es un regalo tanto el dar como el recibir. La vida que somos, la vida de la formamos parte, siempre nos está dando. Ningún rayo de sol se niega a darnos su luz y calor. Ninguna gota de lluvia se niega a caer en nuestra tierra. Ningún manzano se niega a dar alegremente sus manzanas, ni se las guarda para sí. La ley del dar danza a cada instante, y el no danzar con esta ley nos aleja del universo, de su amor y de nuestra propia esencia.

Por eso, recuerda: “Para poder tener, da a todos”

Con amor;

Rebeca BenLuz

 

 

Comparte en:Share on Facebook
Facebook
9Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *